Niño leyendo un libro

Métodos de lectura

En la sociedad actual en la que nos encontramos, la lectura se ha convertido en una herramienta primordial en el desarrollo del niño. Su adquisición no sólo favorece el desarrollo personal y autónomo de éste sino que también repercute en los ámbitos afectivos, cognitivos  y sociales. Creo que son razones de peso y suficientes el considerar que debemos prestarle una especial importancia a la adquisición de un correcto aprendizaje lector, tanto en el contexto educativo como en el familiar.Estamos en un proceso de continuos cambios, en referencia al contexto educativo, cobra gran relevancia la atención individualizada y la flexibilidad del proceso  de enseñanza aprendizaje, que respeta y tiene en cuenta las necesidades y el ritmo de aprendizaje de cada alumno.

Los métodos de lecturas conocidos se han clasificado en tres grupos:
– métodos sintéticos o silábicos
– métodos analíticos o globales
– métodos mixtos.

Métodos sintéticos o silábicos

Los métodos silábicos, parten de las unidades mínimas a unidades mayores, comenzando por la memorización de las letras, sílabas, sonidos de las letras y de las sílabas y desembocando en la identificación de las palabras y oraciones. Estos métodos son considerados poco motivadores y significativos para el niño, pues se hace más uso de la memoria a corto plazo a base de repetir y reproducir letras y sonidos que de una real comprensión de los mismos.
Podemos encontrar diferentes tipos: modelo alfabético (memorización de las letras del abecedario), modelo silábico (partimos de la sílaba hasta llegar a la palabra) y modelo fonético o fonemático (partiendo de los fonemas).

Métodos analíticos o globales

Los métodos analíticos o globales se fundamentan en el sincretismo o percepción sincrética o global propuesto por Ovidio Decroly (1871-1932). Decroly afirmaba que la percepción del niño hasta los seis o siete años era sincrética, ya que percibía más fácilmente las totalidades de las partes que de manera aislada. Para emplear el método global es necesario partir de unidades significativas para el niño.
María Victoria Troncoso, desarrolló un método que lleva su nombre, para la enseñanza de la lectura y escritura  en niños Síndrome de Down pero es fácilmente utilizable en niños con otras dificultades. El método de lectoescritura de Maria Victoria Troncoso se caracteriza por adaptarse a las capacidades cognitivas del niño con síndrome de Down. Tiene en cuenta las peculiaridades de cada niño, estimula y facilita la memoria a corto y a largo plazo, la autonomía personal en la adquisición de conceptos y la capacidad de correlación y facilita el lenguaje de desarrollo expresivo.
Por otra parte tampoco podemos olvidarnos del método Glenn Doman en la iniciación de la lectura con bebés, apoyándose en los bits de inteligencia y desarrollando la vía visual. Doman comenzó su andadura trabajando con niños que presentaban graves lesiones cerebrales, consiguiendo que niños con 3 años y con dichas lesiones leyeran mejor que niños sin ningún tipo de dificultades. Doman expone que, “Los primeros seis años de vida son la génesis del genio”.

Método mixto o ecléctico

El método mixto está caracterizado por ser una combinación de los dos métodos anteriormente nombrados. Esta combinación viene justificada en la necesidad de adaptarse a las capacidades individuales de cada niño, pues algunos accederán a la lectura desde el procedimiento analítico y otros desde el sintético.

La lectura abre el mundo de la cultura, es el medio de transmisión y adquisición de los conocimientos, los niños con necesidades específicas de apoyo educativo deben tener las mismas facilidades para acceder a la misma.

Articulo de Desiré Orellana

Fuentes destacadas:
Tronco, V. y de Cerro, M. (2009). Síndrome de Down: lectura y escritura. ISBN: 84-458-0656-4 Manual. Libro en formato digital.
Ruben r. Félix. Métodos de enseñanza de los procesos de lectura y escritura. Publicado el 20 de octubre de 2012.