Chico en silla de ruedas leyendo un libro en la biblioteca frente a la estantería
0
Lectura

Bibliotecas accesibles: un paso hacia la inclusión

Esta semana se celebra el Día de las Bibliotecas, una fuente de conocimiento para los ciudadanos a las que cualquier persona debería poder acceder libremente en cualquier momento. Por ello, queremos hablar de las bibliotecas accesibles. 

No debería haber ninguna diferencia entre el término biblioteca y biblioteca accesible, ya que la biblioteca pública tiene la obligación de ofrecer unos servicios, actividades y fondos documentales dirigidos a todos los públicos y adaptados a las distintas necesidades de los ciudadanos y usuarios. 

Hoy en día, aún hay quien piensa en accesibilidad únicamente desde el punto de vista de las barreras arquitectónicas, los obstáculos físicos como pueden ser las escaleras que impiden que personas con movilidad reducida accedan al edificio.

chica con síndrome de down asomada a la puerta sonriendo

Aunque en la mayoría de casos estas barreras arquitectónicas ya se han superado, esto NO es sinónimo de accesibilidad, hay que implementar distintas medidas para adaptarnos a las necesidades del conjunto de la sociedad. A continuación describimos algunos ejemplos de cada uno de los tipos de accesibilidad que una biblioteca debería cumplir.

Si pensamos en la accesibilidad auditiva, debemos tener en cuenta el material audiovisual que debe estar siempre subtitulado. También es adecuado que disponga de vídeos explicados con Lengua de Signos y servicio de videointerpretación.
En el mostrador de atención al público debe instalarse un bucle de inducción magnética con el objetivo de transformar la señal sonora en un campo magnético que captan las personas con discapacidad auditiva a través de sus audífonos o implantes auditivos.

Para facilitar la accesibilidad visual, los indicadores deben estar rotulados con una tipografía de fácil lectura en tamaño suficientemente grande y con el contraste adecuado.
En cuanto a recursos para las personas invidentes o de visibilidad reducida la biblioteca debe disponer de un espacio de libros en braille y audiolibros.

niño leyendo un libro en braille a través del tacto por su hoja

Seguramente el terreno de la accesibilidad cognitiva es el que menos avances ha conseguido. Para eliminar las barreras cognitivas la información debe ser de fácil comprensión para todos los usuarios y los paneles informativos deben ir acompañados de pictogramas homologados. También debe existir un espacio de recursos educativos y documentales en en Lectura Fácil.

Del mismo modo que su espacio físico, el espacio virtual de la biblioteca debe ser igualmente accesible. Tanto la web de la biblioteca como el catálogo online deben crearse siguiendo los estándares de accesibilidad web, tanto en pautas de desarrollo como en contenidos. Del mismo modo en el catálogo deben especificarse las pautas de accesibilidad que tiene el documento y debe existir la posibilidad de filtrar la búsqueda en base a una o varias pautas de accesibilidad. Como, por ejemplo, mostrar sólo el material audiovisual subtitulado o los documentos disponibles en lectura fácil.

Logo de lectura fácil


¿Conoces la lectura fácil (LF)? Es una técnica de redacción que hace más comprensibles los textos, beneficia especialmente a personas con discapacidad intelectual, pero también es útil para quienes no conocen completamente el idioma o las personas mayores. La lectura fácil no es un texto ni de menor calidad ni infantilizado, requiere unas pautas de redacción y diseño. Hay libros en lectura fácil que son adaptaciones y otros que están escritos directamente en esta técnica. 



Únicamente cuando todos los ciudadanos puedan acceder a los servicios, actividades y fondos documentales con independencia, facilidad y sin ninguna interrupción, podremos hablar de una biblioteca totalmente accesible, dando así un gran paso hacia la inclusión.

Desde Yo también leo queremos agradecer a las bibliotecas que han implementado las medidas de accesibilidad para facilitar la divulgación de conocimientos y el acceso a la lectura a toda la sociedad. 

Animamos al resto de bibliotecas a que también lo hagan, y aportamos nuestro granito de arena a que la lectura llegue a todos los niños y niñas con discapacidad intelectual a través de nuestra app Yo también leo.

Artículo de Fran Novo

Fuentes:

MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE, La biblioteca accesible | Comunicaciones.
CONSULTORÍA CALÍCRATES ACCESIBILIDAD, Guía para hacer bibliotecas accesibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.