Dos hermanos sentados en la alfobra vestidos de blanco. Uno leyendo y el otro jugando a piezas de construcción.
0
Lectura

¿Cómo aprovechar las vacaciones para fomentar la lectura? Te damos 5 trucos

La rutina del día a día, el trabajo, el colegio y las actividades extraescolares nos dejan con poco tiempo para la lectura. Pero ¿se te ocurre una época en la que, tanto adultos como los peques, estamos más descansados y vivimos con menos prisa? Claro que sí: ¡las vacaciones de verano! 


Te hemos preparado 5 trucos para fomentar la lectura que no pueden faltar en tu maleta:

1. Leer es un juego más

Niña leyendo en la mesa con juguetes de colores de fondo.

Como niños y niñas que son, lo que quieren es estar jugando todo el día. Hay que conseguir que vean la lectura como un juego más. El libro, o el ejercicio de lectura, puede acompañarse con actividades alrededor de la historia como manualidades o marionetas.

Otra forma de captar su atención y mejorar su comprensión lectora es a través de la lectura en voz alta. Saca tu lado más artístico y haz diferentes voces, actúa, cambia elementos de la historia para sorprenderle o incluso haz que forme parte del cuento. ¡Seguro que quiere repetir! 

2. Las letras no sólo están en los libros

Crea tarjetas de lectura con imagen de temas de vuestras vacaciones: familiares con los que paséis estos días, la playa, el camping, la piscina… También puedes descargar nuestras fichas con vocabulario específico de verano para practicar la lectura global.

O directamente, aprovecha los rótulos que podéis encontrar a vuestro alrededor: nombres de las tiendas, la playa, la piscina, la carta del restaurante…


3. La tablet o la televisión no son los villanos del cuento

No podemos hacerles creer que los libros son competidores de sus dibujos animados favoritos y que se quedarán sin verlos porque tienen que leer. Si llegamos a este punto, rechazarán la lectura. La clave está en encontrar el momento adecuado para cada actividad.

No olvides que hay aplicaciones para dispositivos móviles, como Yo también leo, que enseñan a leer de forma divertida y mediante el juego para que los peques asimilen la información y la interioricen.


4. Conoce los gustos de nuestro protagonista

Niño leyendo un libro al lado de la ventana con los rayos de sol entrando a través de esta.

El verdadero protagonista es tu peque, así que debes conocer muy bien sus gustos para motivarle, captar su atención y conseguir que disfrute con la lectura.

Una buena forma, es empezar por palabras o lecturas que sean de su interés, como podría ser el caso de los animales. O si le gustan mucho unos dibujos animados o algún deporte, crea contenido con el vocabulario y los personajes de estos.

¡Y podéis ver juntos un capítulo de la serie y comentarlo!


5. Busca el momento adecuado y házselo saber

Primero de todo hay que buscar el mejor momento del día para leer o para leerles. Cuando ya lo tengas, es importante que utilices la anticipación: avísale cuando vais a dedicarle tiempo a la lectura. De esta forma estará preparado para el cambio de actividad y no se llevará ninguna sorpresa.

Igual que tienen un lugar dedicado al juego y otro para la comida, pueden tener un espacio dedicado a la lectura, para que puedan enfocarse y prestar atención. 


Sobre todo, que leer y/o aprender a leer sea algo divertido para ellos, elogia siempre sus avances y respeta el ritmo de cada niña y niño. ¡Estamos seguros de que tú lo vas a disfrutar tanto como ellos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.