Imagen de una niña con síndrome de Down en la escuela inclusiva.
0
Educación

Educación inclusiva, equitativa y para todas las personas

En diciembre de 2018 La Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el día 24 de enero Día Internacional de la Educación con el objetivo de concienciar al mundo sobre la importancia de la educación para lograr la paz y el desarrollo sostenible.
Muchos años antes, en 1945, la declaración Universal de los Derechos Humanos ya recogía en el artículo 26, la educación como derecho universal en los siguientes términos:

  1. Toda persona tiene derecho a la educación.
  2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales
  3. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

En 2013 la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos redacta un informe sobre el derecho de las personas con discapacidad a la educación. De este informe se destaca que la educación inclusiva es la modalidad apropiada para que los estados garanticen la universalidad y la no discriminación en el derecho a la educación

Chica joven con síndrome de Down trabaja junto a su maestra con un ordenador portatil.

La educación inclusiva es aquella que recibe a toda persona y que percibe la diversidad como un valor y no como un problema.

Esto implica responder a las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje. Implica cambios en los contenidos y en las estrategias con una visión común que incluya a todo el alumnado.
La educación inclusiva se basa en el principio de que cada persona tiene características, capacidades e intereses diferentes y es el sistema educativo el que debe tener en cuenta la diversidad y estar preparado para ella. 

No se trata de integrar a las personas en el sistema tradicional mediante adaptaciones forzadas sino de transformar el sistema educativo para que responda a la diversidad de todos los estudiantes. 

Esta inclusión educativa también supone, en la realidad actual, una tecnología educativa inclusiva, accesible a todos los y las aprendices sin ningún tipo de barrera.

Una niña y un niño con discapacidad cognitiva trabajan juntos con un ordenador en la clase.

La ONU propone este año como centro de interés “Cambiar el mundo y transformar la educación” y entre los temas a debatir encontramos la transformación digital y la necesidad de liberar el potencial de cada persona para contribuir al bienestar colectivo. 

Y desde Yo también leo no podemos estar más de acuerdo con estos dos puntos, pero el debate es sólo el primer paso, tras él quedará mucho trabajo por hacer. 

Tenemos claro que sin una educación de calidad, inclusiva y equitativa para todas las personas los países no lograrán alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, sin embargo actualmente estamos lejos de esta educación inclusiva y equitativa.

Sobre el papel todos los informes, las declaraciones y las leyes de las instituciones describen un mundo ideal en el que todos forman parte de un sistema educativo en color de rosa, pero familias y educadores sabemos que estamos todavía lejos de ese ideal de inclusión y seguimos trabajando para llegar a él.

En Diversity Apps trabajamos para mejorar la accesibilidad a la tecnología educativa. Y tú, ¿Qué haces para aportar tu granito de arena a la educación inclusiva de calidad?

Artículo de: Gemma Fàbregas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.