El método global de lectura

Las personas con Síndrome de Down tienen la percepción visual mejor desarrollada que la percepción auditiva. El desarrollo de la atención y la memoria también están alteradas y son más lentas. El aprendizaje de la lectura, a partir del método tradicional analítico-fonético, enlentece y dificulta su aprendizaje, a consecuencia de las dificultades en discriminación auditiva que presentan.  

El método global de lectura se basa en la percepción global de la palabra acompañada de una imagen que muestra su significado. Parte de las unidades mayores, frases y palabras completas asociadas a un concepto visual y continúa con la decodificación de estas unidades mayores en unidades más pequeñas como la sílabas y finalmente las letras. 

Los niños y niñas con síndrome de Down, autismo u otros tipos de discapacidad intelectual no entienden los conceptos abstractos, como las letras y/o las sílabas. Por este motivo y por su desarrollada memoria visual, el método de lectura global es perfecto para ellos.

Una niña con síndrome de Down trabaja con las fichas de lectura global

El trabajo sistemático con este método va a favorecer las habilidades atencionales y la estimulación auditiva relacionando el aprendizaje del lenguaje y de la lectura de forma paralela. 

Este método está pensado para iniciar el proceso lector a partir de la lectura de imágenes y de sus intereses personales ya que el nombre de las letras en sí mismo, no les genera ningún interés y no lo pueden asociar auditivamente. Se inicia el aprendizaje de la lectura antes que aparezca el lenguaje, siendo un elemento estimulante del desarrollo del mismo.  

Imagen de fichas del método global de lectura

Es un método estructurado que va haciendo una progresión sistemática y organizada por niveles que se adapta a cada uno de los niños, sus características y sus necesidades. Se ajusta a las capacidades cognitivas propias e individuales.

El método global de lectura presenta tres etapas diferenciadas:

Aspectos importantes para considerar:

Imagen de un niño con síndrome que está mirando un libro.
La aplicación Yo también leo sigue la progresión del método global y ofrece actividades variadas y secuenciadas con diferentes niveles de dificultad. Tienen como objetivo favorecer el aprendizaje de la lectura en alumnos con discapacidad intelectual.